No sé ustedes pero a mí las redes sociales me gustan, aunque algunos me tienen cansado con las ofertas de social media que hacen para cualquier cosa.

Sin duda es lo de hoy y no quiero decir que se le deje a un lado, para nada, pero muchas veces algunos mercadólogos que estudiaron, y otros formados en la escuela de la vida, olvidan lo básico.

Comenzando. Algunos pretenden venderle social media a las empresas cuando éstas no han entendido aun lo que es tener un enfoque al mercado. Y es que la social media está dentro de las actividades de mercadotecnia que es un todo y donde intervienen distintas actividades.

Hay quienes creen que por devorar comerciales chuscos y atrevidos ya son unos eruditos en mercadotecnia, comprobando una vez más, que se cree aquello tan arraigado de que la publicidad y la mercadotecnia son lo mismo, y que sorprendentemente está incrustado en algunas PYMES donde tienen directores de mercadotecnia que no saben del tema y ni siquiera se han preocupado por enterarse de que se trata.

Ahora todo quieren resolverlo con social media, insisten en que la empresa entre a social media, no me queda duda que es para llenarse los bolsillos, y después dicen que la empresa no estaba preparada. Obviamente como dije al inicio hay empresas que aún no comprenden de qué se trata el marketing y quieren meterlas a la social media así como así. Por estas actitudes se forman una mala imagen de profesionales que si se interesan en ayudar a sus clientes y no solamente en llenarse los bolsillos.

Claro ejemplo esto es el de algunas cuentas de candidatos a la presidencia de México para el periodo 2012-2018 que tienen followers en Twitter en  buena medida bots.

¿Con que cara vas a ofrecer followers si puedes comprarlos? ¿Cómo ofrecerás followers si la empresa no está orientada al mercado y por lo tanto no es gran cosa ante los consumidores? Les vendes castillos en el aire pero te llenas los bolsillos. Muy mal. Una cosa es que parezca una maravilla en las redes sociales pero la hora de la verdad es cuando están consumiendo los productos y luego se llevan cada sorpresa. Los negocios se sostienen de clientes reales no de bots. Luego vienen las quejas de que el cliente tiene miedo de meter dinero al Twitter y con justa razón.

No está de más decir que hay algunos que ofrecen social media o actividades de mercadotecnia que ni formación tienen en el área, la vida los ha educado en el tema, cosa que no juzgo, pero que algunas veces por su nula profesionalización y poco interés en lo mismo dejan mal al sector, de ahí el por qué muchas veces se culpe a la mercadotecnia de muchos males actuales, o que en las PYMES vean a la mercadotecnia simplemente como repartir souvenirs, contratar edecanes buenonas a repartir volantes o poner un anuncio espectacular, claro todo sin estrategia, total se la han pasado consumiendo Publivoros o Insomnia y eso los hace “expertos”.

Claro está, la mercadotecnia no es la mala de la historia, son aquellos que hacen mal uso de ella, consumidores, clientes y expertos.

Terminando. Hace poco buscaba orientación sobre los libros top de turismo, hospitalidad y viajes, y comentaba que no tengo formación en esas áreas, obvio quiero saber lo básico. Hubo alguien que no me ayudó en mi búsqueda pero sí me dio un link hacia social media para hoteles. Les digo que hay quienes creen que todo se resuelve con social media. Capaz y alguien no conocedor sobre mercadotecnia pida ayuda y salga alguien a darle información sobre social media marketing, cosa muy distinta a lo que se necesita saber para comprender el tema de la mercadotecnia. Debemos de ir de lo menos a lo más, primero lo básico, primero lo primero.

Así pues te va a costar trabajo convencer a una empresa que no tiene orientación hacia la mercadotecnia y le harás perder su dinero, después le vas a echar la culpa del fracaso de ambos diciendo que no estaban preparados para tus propuestas, con obvias razones.

Sabemos que todos quieren, y queremos, una tajada de los miles de millones que Mark Zuckerberg y Jack Dorsey están  generando con sus creaciones, pero ellos son un caso muy, muy especial.

No hay que ser tanta hambre, ¡nos puede dar una congestión que para que te cuento!

Mi humilde opinión.

Anuncios