La explosión de una bomba nuclear y la formación del hongo asesino en forma de payaso.  Creepy Clown.

En el 2007 causó, como ahora que lo veo, cierta repulsión, pues es macabro relacionar diversión con algo como una abomba atómica.

No es un mito, ni algo falso que las imágenes y lo que se hace en el mundo de la mercadotecnia y sus profesiones relacionadas, está orientado a cambiar un comportamiento de compra o para volver fans de marcas a los consumidores, a corto o largo plazo.

La responsabilidad de los profesionales es mucha. Aunque no tengan el chip ético integrado, lanzar ideas malas disfrazadas de buenas y viceversa tiene repercusión en millones de consumidores, los cuales muchas veces son los más jóvenes. Jóvenes que decidirán el rumbo del planeta, para bien o para mal, dependiendo de como este su mente.

Por otra parte nos quejamos de cómo está el mundo. Las escenas de violencia las vemos tan lejos, del otro lado del mundo, que parece imposible que nos toque algún día. Ese día no bastará con apagar la consola de juegos.

La violencia avanza cada día para tocar a tu puerta.

Desgraciadamente hay algunos retorcidos por ahí que siguen haciéndolo, pues son “creativitos”.

No es sano poner como algo gracioso y divertido a las armas de destrucción masiva, no es buena idea. ¿En qué mundo viven?

Hay muchos en las calles que se sienten dentro de un video juego (y ya son mayores de edad). Me he topado con ellos ¬¬ y seguro tú también. Seguro te diviertes con los video juegos de una manera sana y no pasa nada, pero otros sí quedan afectados. Se lee gracioso, pero no lo es tanto.

Hay quienes piensan que el anuncio es grandioso y no dudo que la idea es original, pero no banalicemos este tipo de cosas.

¿Qué otros anuncios o campañas macabras conoces?

Anuncios